miércoles

Se vive solamente una vez…


Se vive solamente una vez:
hay que aprender a querer y a vivir…
hay que saber que la vida se aleja
y nos deja llorando quimeras.

De este talado tránsito del que nunca podrás volver sobre tus
huellas, lo verdaderamente útil es el tiempo. Tal vez nunca
ha tenido buena prensa por aquello de desgastar la piel y restar
a los cuerpos el sabor de las frutas, la miel y la armonía.
Tal vez sea posible que con las prisas llenándonos de acíbar,
olvidamos invitarle a café y darle ánimos porque es de uso
común y no cotiza en bolsa.
Si lo aceptas, y le hablas de ti, porque es tu sed su sed y
escribís juntos ese diario íntimo que no es cadena sino ruta
de la memoria adentro y no le humillas, ni le deshabitas.
Pagará con largueza cuanto ansíes.
Yo ya le abrí la puerta de mi casa y le ofrecí la mecedora de mi madre.

(De Bolero )

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso

Andrea dijo...

Hay que aprender a querer y a vivir…

¡cuánta razón hay en esos versos!


Con mis mejores deseos.
Andrea

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué hermosos poemas, cuánta sensibilidad los habita y cómo sugieren al corazón, enredándolo en una cadencia avasalladora e irresistible.
Aquí me quedo, Luzmaría. Es todo un placer conocerte.
Un abrazo.

Lydia Marsala dijo...

Felicidades por tu blog. Voy a seguirte de cerca porque me gusta la buena poesía, como la tuya.
Un beso desde Panamá.

t2o dijo...

Muy bueno esto que compartiste con nosotros.

saludos.

Naty dijo...

Gostei.:)

Carmen Troncoso dijo...

Me he puesto a tararear un antiguo y famoso bolero y tu poema se me pegado entero, es muy lindo, abrazos,

Eva Magallanes dijo...

Hermoso texto, bien dicho, con sutileza y sentido. La aceptación del tiempo "que no es cadena si no ruta". Soy también una amante del bolero pues desde mi infancia los conocí de cerca y los canté junto al piano de mi padre.

... no quiero arrepentirme después de lo que pudo haber sido y no fue...

Un gusto haber llegado por acá, mi saludo fraterno desde el confín austral!

María Eleonor Prado Mödinger dijo...

Qué tremendo texto y el broche final de la mecedora es el que le da su brillo, su sesgo.

Notable.

Se agradece.
mepm

Campanilla dijo...

Precioso blog. La sensibilidad que tienen tus palabras, emociona. Saludos.

Isabel dijo...

Amei os seus textos! parabéns!

En lo Sencillo esta la Vida dijo...

Que hermosura, me quedo por aquí con su permiso y Bienvenida a mi mundo natural, besitos

De cenizas dijo...

Conversamos sentados frente al ocaso todas las tardes.

Pilar Contreras Moreno dijo...

Buenas tardes Luzmaría exquisito el contenido de este maravilloso "Bolero"
un sabio consejo aceptado de la mano de Manuel López Azorin

"Las rosas en la mesa. Un pájaro que canta. Cortinas y cojines. Todo en orden. Como si nada hubiera sucedido"
Gracias y feliz semana, saludos Pilar