lunes

Ángel de la poesía

          
Porque respiro el aire que respiras.
Porque percibo tu vagar intenso.
Porque escindes de lo vulgar mi alma.
Porque me acercas a tu sacro fuego.
Porque eres vuelo y nadie te retiene.
Porque en diálogos de luz me cantas.
Porque en tu ausencia todo es como nada.
Porque desbordas de emoción mis ansias.
Porque te busco y no te hallo nunca.
Porque te hallo sin buscarte siempre.
Porque suave rezo una oración contigo.
Porque grito en tu voz cuanto me duele.
Porque en la soledad estás. Y en el silencio.
Porque en tu vino bulle la alegría.
Porque pródigo estás en el que amo.
Porque inestable eres, pero puro.
Porque en tus alas vibran los otoños.
Porque ves tantas cosas que no existen.
Porque naces y mueres en la rosa.
Porque meces la palabra en ritmo.
Por que la muerte de tu mano es bella…

Hálleme la muerte respirando
el aire iluminado que respiras.

                                                     (De Amados ángeles)

4 comentarios:

Mariela Marianetti dijo...

Precioso poema al muso por excelencia; sin él, las letras morirían en el eterno arrullo del olvido.

Un gusto leerte.

De cenizas dijo...

Porque así la muerte es bella.

Yllari Chaska dijo...

Porque la vida te viste de voces
que en mi silencio se hacen poesía.

luciernaga_poeta dijo...

Me siento tan maravillada de su poesía que he consumido la noche leyéndola. Hace mucho que las horas no se evaporaban tan plenas.